Esta técnica te ayuda a llegar a un estado emocional en concreto. Inconscientemente, a menudo te expones a anclajes, por ejemplo, puedes escuchar una canción y experimentar una emoción determinada porque esa música te recuerda a alguien o alguna situación vivida. Al escuchar esas notas, tus emociones retornan al estado en el que estaban cuando oíste esa canción por primera vez. También el oler un perfume o aroma puede hacerte recordar algo del pasado y entrar en el mismo estado emocional que tuviste.

Por suerte puedes crear tus propios anclajes, tener un buen estado emocional y usar esta técnica a tu conveniencia y en cualquier situación.

¿Cuáles son los pasos a seguir para realizar esta técnica?
  • Elige un aceite esencial que te guste, tanto mejor si tiene notas alegres, eufóricas o aliviantes. Recomiendo siempre usar Aceites Esenciales de calidad 100 % naturales y completos.

 

  • Tendrás que identificar el estado emocional en el que quieres estar cuando hagas esta técnica, por ejemplo tranquilo, relajado, eufórico. Lo habitual es volver a una situación de tranquilidad, bienestar y paz, o bien obtener un estado de alegría y euforia. Es importante centrase en lo que realmente deseas obtener evitando hablar o pensar de lo que no quieres. Por ejemplo, sería un error pensar “no quiero estar nervioso”, ya que el cerebro no identifica la negación y se queda con la palabra nervioso. Por ello, deja las negaciones de lado y céntrate en lo que sí deseas. Cambiar la negación “no quiero estar nervioso” por la afirmación “quiero estar tranquilo” sería una buena opción.

 

  • El siguiente paso es pensar en alguna situación de tu vida donde hayas tenido ese estado emocional que deseas obtener. Por ejemplo, si quieres relajarte para dormir por la noche. Recuerda un momento particular de tu vida en que te has sentido de la forma que deseas. Crea ese estado en tu imaginación, debes situarte en el momento que has elegido como si estuviera ocurriendo ahora. Trata de visualizar lo que pasa a tu alrededor, escucha los sonidos de fondo y siente las mismas sensaciones que tuviste en aquel momento.

 

  • Durante este proceso el estado emocional llega a un pico y luego comienza a decaer. Acerca el aceite Esencial a tu nariz cuando tu emoción llegue a su pico. Es útil pronunciar una palabra o frase que evoque dicha sensación mientras se lleva a cabo el proceso.

 

Todos los anclajes deben ser personales, lo importante es lo que te hace sentir a ti. Realiza este ejercicio un rato y luego piensa en algo totalmente diferente, cambiando tu postura física.

Practícalo a menudo durante dos o tres semanas. Cuanto más se repita, más automático se volverá el hecho de oler ese Aceite Esencial y sentir el estado deseado.

El poder de la mente es inmenso y con práctica podemos dominar nuestras emociones.

Si te ha gustado puedes compartirlo y si te ha sido útil cuéntame o deja tu comentario al final

Email

 

GRACIAS

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *