Seguramente habrás oído en algún momento la palabra “depuración“ o quizás a alguno de tus conocidos decir “voy a hacer un tratamiento détox”.  Pero, ¿realmente sabes para qué sirven las curas depurativas y en qué consisten?

Permíteme esta comparación. Si te paras a pensar en tu coche, ¿qué piezas son las que requieren de mantenimiento periódico para que no se rompa? Si no lo sabes te las digo yo, los filtros de aire, combustible y aceite. En estas partes se acumulan los residuos tanto del combustible que usas, como del desgaste del motor, si no los limpias o sustituyes el coche puede tener problemas y averiarse.

Pues bien, el cuerpo humano es similar y nuestros “filtros” principales son:

  • Hígado, regula los ácidos grasos y el colesterol
  • Pulmones, regula el CO2
  • Riñones, se encarga de filtrar el ácido úrico.

Como supondrás, no puedes sustituir estos filtros tan fácilmente como los de tu coche, así que cuando están saturados y no funcionan bien, lo mejor es limpiarlos a través de un tratamiento DETOX

El proceso de depuración o detoxificación consiste en la limpieza del organismo de toxinas, excesos de líquidos y otro tipo de impurezas que se van acumulando en tu cuerpo (células y órganos) y que además impiden el correcto funcionamiento del mismo.

Los motivos o las razones que llevan a esta situación de saturación del organismo son muchos y variados. Te comento a continuación algunas situaciones en las que puedes recurrir a este tratamiento:

  • Las comidas con la familia, amigas, compañeros de trabajo. periodos de excesos como vacaciones, fines de semana, etc… En estas épocas la comida es más intensa y debido a estos hábitos, llega un momento en el que las digestiones se hacen pesadas, aparecen flatulencias, mala absorción de nutrientes, hinchazón abdominal, etc…
  • En las personas con alergia, dependiendo del año, la intensidad de esta es más o menos acusada. Uno de los motivos por los que en esas ocasiones es más aguda, es porque el hígado está algo sobrecargado y es incapaz de soportar tanta exposición alérgena.
  • Otra situación en la que sería conveniente hacer una cura depurativa, es aquella persona que sufre de manera frecuente “ataques de gota”.
  • En un adolescente con acné juvenil, su hígado está tan activo que comienza a generar por el mismo un exceso de grasa.
  • Diferentes situaciones que te piden a gritos un proceso de depuración para recuperar la energía y el óptimo funcionamiento de nuestros órganos secretores:
    • Sobrepeso
    • Estrés y/o cansancio crónico.
    • Falta de energía y de vitalidad.
    • Mal humor.
    • Piel apagada, seca y sin brillo.

¿Qué beneficios obtienes?

  1. Disfrutar de mayor energía y vitalidad.
  2. Sentirte más ligera.
  3. Incrementar tus niveles de bienestar.
  4. Eliminar el exceso de líquidos.
  5. Ayudar a regular tu tránsito intestinal.
  6. Rehidratar tu piel.
  7. Mejorar tu aporte nutricional.
  8. Disfrutar de un mejor sueño y descanso.

Este tratamiento que te propongo y que es el que yo realizo desde hace tiempo, se fundamenta en el uso de afirmaciones positivas y los aceites esenciales.

Afirmaciones para la limpieza y sanación de nuestro cuerpo y órganos

Las palabras que pronunciamos cada día tienen un gran poder. La palabra hablada crea y la escrita sentencia, por ello te propongo la declaración en voz alta de una afirmación diaria, así como escribirla varias veces durante el tiempo que dura el proceso de limpieza.

Estas son algunas de las afirmaciones que yo uso por si te sirven de orientación:

  • Gozo de salud, entereza y plenitud.
  • Todos mis órganos cumplen sus funciones y se fortalecen cada día.
  • Estoy sano, lleno de energía y vitalidad.

Aceites Esenciales

Esta parte consiste en la toma de una mezcla de Aceites Esenciales, cuya composición te ayuda a eliminar toxinas, activa las funciones hepáticas y renales, renueva y limpia tu organismo. Los aceites esenciales para tomar siempre deben ser quimiotipados y yo en particular recomiendo de alguna casa conocida.

Existen diferentes aceites esenciales que nos sirven para tal menester, te propongo algunos:

  • Apio. Activa la producción de bilis, facilita la digestión y el tránsito intestinal. Se usa en casos de intoxicaciones alimentarias o con medicamentos.
  • Zanahoria. Depurativo hepático y renal, regenerador hepatocitario, baja el colesterol, desintoxicante, purificador, reconstituyente, reafirmante, nutritivo y revitalizador, estimulante de la circulación sanguínea y linfática
  • Romero verbenona. Regenerador hepatocitario y depurativo hepatobiliar. Importante regulador endocrino, lipolítico y desintoxicante de hígado y páncreas
  • Pimienta negra. Digestiva, carminativa, estimulante y reactivadora de la circulación.
  • Limón. Regulador hepático y pancreático, lipolítico, indicado para el tratamiento de cálculos y cólicos nefríticos, drenaje linfático.
  • Enebro. Favorece la eliminación de toxinas renales y del ácido úrico, diurético.

Yo suelo seleccionar 3 aceites esenciales como mucho para preparar la mezcla, de la cual tomo dos gotas mezcladas con miel o aceite de oliva en las principales comidas del día. Lo hago durante 2 semanas, descansando 1 día, por ejemplo el domingo.

Además puedes complementar este proceso depurativo con la toma de infusiones de plantas con propiedades similares (tomillo, alcachofa y cola de caballo por ejemplo).

Ni que decir tiene que durante este tempo de limpieza debes mantener una dieta saludable y equilibrada, mantener tu cuerpo hidratado con abundante agua e infusiones.

Otra parte del tratamiento son los baños en agua con sal. De todos es conocido el beneficio de las aguas termales que ya usaban nuestros antepasados con frecuencia. El agua caliente dilata los poros de la piel y el gradiente salino que se genera produce lo que podríamos llamar una “diálisis percutánea” La diferencia de concentración del agua de baño con la de nuestro organismo crea un flujo que ayuda a eliminar a través de los poros de la piel  las toxinas.

La forma de preparar este baño en casa es llenar la bañera hasta la mitad aproximadamente (200 litros) y echar 2 kilos de sal común (20g/litro). Estar sumergido durante 20/30 minutos y luego aclarar con agua limpia. Recuerda beber agua antes y después del baño para mantenerte hidratado.

Si después de leer el artículo tienes dudas o quieres que te acompañe en el tratamiento puedes ponerte en contacto conmigo.


La información proporcionada tiene únicamente carácter informativo y bajo ningún concepto se aconseja abandonar un tratamiento prescrito por profesionales de la medicina para utilizar solamente Aceites Esenciales. La utilización de esta información se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad del usuario.

 

Si te ha gustado puedes compartirlo y si te ha sido útil cuéntame o deja tu comentario al final

Email

 

GRACIAS

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *