Hoy te cuento como preparo mis propios perfumes sólidos de manera natural, sencilla y económica. Estos perfumes no tienen nada que envidiar a los de perfumería, bastante más caros y por supuesto con compuestos químicos nada naturales.

El Hombre desde hace miles de años ha utilizado estos perfumes usando grasas animales y plantas, para conseguir una especie de ungüento oloroso.
Antiguamente era un lujo que solo se podían permitir ciertas personas de la alta sociedad, pero hoy en día puedes hacer tu propio perfume en casa.

Los ingredientes básicos son: aceite vegetal, manteca vegetal (karite o de Cacao), cera de abejas y por supuesto la mezcla de aceites esenciales para dar aroma al perfume.

El aceite vegetal de almendras me funciona muy bien, es económico y poco oloroso. Como manteca vegetal uso indistintamente la de Karité o Cacao. Y la cera de abejas pura de panal.

Para mí la Aromaterapia y el trabajo con los aceites esenciales es un arte. Sentarme delante de todos los botes y encontrar la combinación perfecta de aroma que se adapte a cada situación o persona es un placer que me apasiona y encanta.

Las fragancias de los perfumes se suelen estructurar de forma piramidal y se distinguen tres tipos principales:

  • Las notas de salida o cabeza, son las que primero se huelen y evaporan.
  • Las notas de corazón son las que se empiezan a desvelar al cabo de un rato.
  • Mientras que las notas de fondo son las fijadoras y las que quedan más tiempo.

Al elegir los aceites esenciales debes combinar de manera armoniosa las diferentes notas aromáticas. Te dejo un enlace con las notas aromáticas de algunos Aceites Esenciales, para que te sirvan de orientación a la hora de elegir tu combinación, al final del artículo.

Te dejo una fórmula de partida para elaborar la base sólida: (para preparar 20 gramos)

  • Manteca de Karité o Cacao 75 % (15gr)
  • Aceite de Almendras 10 % (2gr)
  • Cera de abejas 8% (1.6gr)
  • Aceites esenciales 7 % (25 a 35 gotas)

La preparación es sencilla, solo tienes que poner al baño maría todos los ingredientes excepto los aceites esenciales hasta conseguir una masa homogénea. Cuando el ungüento se ha enfriado un poco añadimos los aceites esenciales, así evitas que la fragancia se volatilice. Y por último viertes todo en un recipiente o tarro con tapón. Lo dejas reposar hasta que solidifique por completo y listo.

La textura es parecida a la de un bálsamo labial, frota un dedo sobre el perfume y aplica en las muñecas detrás de las orejas y nuca.

Te invito a que experimentes y fabriques tus propios perfumes. Los ingredientes son fáciles de conseguir en cualquier herbolario. Si tienes alguna duda o pregunta puedes contactar conmigo o escribir un comentario.

Si te ha gustado puedes compartirlo y si te ha sido útil cuéntame o deja tu comentario al final

Pincha aquí para ver las notas aromáticas.

Email

Gracias

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *